Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

País en Progreso

Adriana: "El centro Supérate Adoc ha cambiado mi vida"

Los jóvenes obtuvieron sus diplomas tras tres años de estudio intenso

El Programa Súperate ADOC celebró sus sexta promoción, que suma ya en total 236 jóvenes graduados en educación complementaria de alta calidad en inglés, computación y valores.

San Salvador, Jueves 14 de enero de 2016 | Foto por LG

San Salvador, Jueves 14 de enero de 2016

Durante el acto de graduación, una alumna contó a los presentes los retos que tuvo que superar para terminar los tres años de estudios dentro del programa Supérate Adoc.

Nathalya Adriana López Sánchez, una de las graduadas explicó en idioma inglés, que fue traducido por otra graduada, María de Jesús Landaverde, los obstáculos que tuvo que vencer.

Manifestó que su “historia Supérate” fue una grandiosa oportunidad ya que conoció muchas herramientas importantes para ser exitosa en el mundo real.

“El centro Supérate ha cambiado mi vida. Ahora puedo hablar inglés y aprendí cuan importante son los valores y descubrí que mi pasión es la computación”, dijo la alumna.

Añadió que cuando inició el primer año, estaba asustada por el nuevo reto de estudiar durante todo el día.

Recordó que cuando estaba en segundo año, su familia tuvo serios problemas económicos que amenazaban con alejarla completamente de los estudios en el programa Supérate.

Los problemas se acentuaron desde que ella tenía ocho años de edad ya que falleció su padre, dejando a su madre con toda la carga de criar y educar a los hijos.

“Desde ese día mi madre ha trabajado arduamente para alimentarnos  junto a mi hermano. Ella es una guerrera. A veces ella no comía para asegurarse que había suficiente comida para mi hermano y para mi”, recordó.

Añadió que durante esos  años hubo impotencia y estados de depresión.

“Quería desistir de mi beca para tener más tiempo y buscar un empleo para ayudar a mi madre con la carga. Sin embargo centro Supérate Adoc se convirtió en mi refugio”, enfatizó la joven.

Afirmó que los profesores le dieron herramientas para superarse y para continuar hasta terminar. 

“Me dije a mi misma no quiero ser una perdedora, quería ser fuerte y seguir adelante”, dijo.

Nathalya Adriana recordó que cuando llegó a tercer año se mentalizó a ser la mejor y obtuvo grandes puntajes en los programas de computación.

En su bachillerato logró obtener el primer lugar y aplicó para ingresar a la Universidad de El Salvador (UES) en donde espera graduarse como ingeniera en sistemas.

“Agradezco a la familia Palomo por darnos a todos los jóvenes esta grandiosa oportunidad que de verdad está cambiando cada una de las vidas, especialmente a mi”, recalcó.

Otra de las alumnas, Claudia Guadalupe Rivera Preza, dijo que estos tres años de estudios en el programa Supérate les ha cambiado la vida.

Añadió que 50 alumnos que iniciaron los estudios en 2013, en 2015 quedaron 39 , que han dado lo mejor de cada uno para salir adelante.

“Calidad se iguala a excelencia y excelencia es lo que la familia Palomo, los maestros y las promociones pasadas nos han enseñado con su ejemplo en este camino”, dijo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación